Bajar de peso
Salud

¡Lo que funcionó en mí, para bajar de peso!

¡Uff, bajar de peso…!, ¡que difícil es, sin embargo no es imposible, mira cómo lo logré…!

Innumerables anuncios proponen dietas  mágicas para perder peso; puede que estas funcionen al inicio  pero al poco tiempo se convierten en un vaivén de  kilos y en una  lucha continua  con nosotras mismas para lograr la figura deseada.

Mas, al no conseguir bajar de peso nos llenamos de frustración, depresión  y entramos en un ciclo de  ansiedad, que en la mayoría de los casos nos lleva al punto de partida. Volviendo a ingerir más y más comida y … ¡Plop!, volvemos a ganar esos kilitos e incluso más. ¿Qué pasa…?, ¿por qué no lo logramos? ¿Voluntad …? ¡No! Todo es un proceso y no es fácil cambiar de la noche a la mañana nuestras costumbres, “bloqueos” y hábitos alimenticios.

En consecuencia necesitamos ver mas allá, como que pasa dentro de nosotras, evaluar nuestros hábitos, paradigmas que no nos dejan avanzar hacia nuestro objetivo y desde allí tomar acción.

Por ende, para que una dieta funcione y se pueda bajar de peso, hay que verla de forma integral no solo en el régimen de quitar o poner alimentos, que representan sacrificio y tortura. Debemos buscar la causa, hacer cambios en nuestros hábitos no solo alimenticios sino también físicos y espirituales, que conlleven a quererte mucho y a tener una vida feliz.

¿Cómo bajé de peso?

Entre en un tratamiento con medicina alternativa, donde me ayudaron a hacer un cambio de chip tanto en mi estilo de vida como en mis hábitos alimenticios.

Primero

Me hicieron un estudio bioenergético, donde analizaron los rasgos de mi personalidad en busca de la causa de mi sobrepeso y con el objetivo de lograr un equilibrio de mi energía; “su premisa es que lo que sucede en la mente se refleja  en el cuerpo”. Concomitante me practicaron auriculoterapia, balines, acupuntura entre otros, para ayudarme a nivelar mi energía y ansia por la comida.

Segundo

Me motivaron a incluir y a adquirir una rutina diaria de ejercicios mínima de 30 minutos, que junto con la alimentación saludable contribuyó enormemente a la perdida de peso y a sentirme feliz por la liberación de endorfinas que se dan con el ejercicio.

La armonía que sentía y el ver ver que perdía peso y lo bien que lucia me motivaron a seguir y seguir.

Tercero

Aprendí y acepté el nuevo cambio en mis hábitos alimenticios, a base de fruta, verdura, proteína animal magra, quesos descremados. Me encantaban las grasas saturadas, harinas y carbohidratos, así que los tuve que eliminar de por vida.

Empecé a ser consiente que cada vez que volvía a consumir algún alimento inadecuado volvía a ganar peso así que, decidí seguir la dieta de forma rigurosa como me lo habían indicado.

En la actualidad mi rutina diaria es: en las mañanas me desayuno con un batido verde, porción de fruta, café y queso campesino. Al almuerzo carne magra y una ensalada verde en abundante cantidad. En la noche fruta y café. Entre comidas fruta.

Cuarto

Fuerza mental, bien es sabido que el cerebro controla todas las funciones del cuerpo voluntarias o no, es fundamental tener el control de lo que se  come, así que aprendí a tenerlo. Puedo decir “no” fácilmente a los alimentos que no debo ingerir, soy feliz comiendo poco, me mantengo esbelta y firme con mi nueva dieta la que he asimilado de por vida y disfruto.

FINALMENTE:

Te dejo estos tips de ALARMA antes que lleves alimentos inadecuados a tu boca:

– Comer lo que no se debe ocurre en segundos cuando decides  dar el primer mordisco.

-Ten cuidado con los bocaditos; es preferible  tener un poco de ansiedad que grasa en tus músculos.

-Solamente las personas delgadas dicen no. Recuerda esto siempre.

-¿Estás segura de comer esto? Lo que está hoy en tus labios, mañana estará en tu cadera.

-Evita la comida como recompensa, en lugar de eso realiza o cómprate algo que te compense.

Bajar de peso

Si quieres mantener un peso estable, sé firme, “no te permitas los bocaditos porque ahí pierdes” y entras en el ciclo, de vaivén de kilos. Mentalízate y disfruta tu nueva dieta, que va a ser de por vida poco a poco  irá formando parte tuya, aprenderás a quererla y disfrutarla como yo lo hago ¡Nunca dejes de hacer ejercicio!, el que más te guste.

Se persistente si recaes, vuelve a empezar lo… ¡Lograrás!, ¡como yo lo hice!, desde hace 18 años! 

Hasta pronto ¡Se feliz y quiérete mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *